Situado en la trastienda del establecimiento de la calle Hortaleza 64, el taller de Jimena es el lugar en el que se lleva a cabo el proceso de diseño y producción. Con una decoración que evoca la naturaleza, el equipo ha recreado un escenario en el que la diseñadora pueda pulir su creatividad. La elección de este espacio como lugar de trabajo se debe a la proximidad que tiene con una de las tiendas, que ofrece a la vez cercanía y contacto directo con los clientes, parte esencial en el proceso creativo.

Jimena trabaja sus colecciones artesanalmente. El origen de cada pieza se encuentra en la inspiración que alcanza con los elementos de la naturaleza y que plasma sobre bocetos dibujados a mano. Además, ella es la responsable de esculpir en cera perdida la primera pieza de cada gama. Así mismo, emplea otros materiales como silicona, caucho o metal para desarrollar cada prototipo antes de ser válidos para producción.

EL ATELIER

Tras la apertura de la tienda de Claudio Coello 58 en 2017, la firma creó un nuevo servicio, Atelier, un espacio en el que ofrecer un trato personalizado a los clientes que busquen una experiencia de compra exclusiva. Este servicio ofrece la posibilidad de concertar una cita privada con el equipo de diseño, encabezado por Jimena Von Knobloch, donde se atienden peticiones especiales y particulares, especialmente aquellas vinculadas a enlaces nupciales (tocados, anillos de pedidas, alianzas...), así como joyería de alta gama o diseños personalizados.

Dentro de este espacio se encuentra también la colección de tocados. Una gama de productos creada por inspiración en Leonor de Aquitania, Jane Austen, Mata Hari, Jackie Kennedy, la reina Ginebra y otros grandes referentes femeninos de la historia y la ficción. Iconos que han destacado por su estilo, personalidad, audacia, talento, inteligencia o belleza, y que han servido de referencia a la hora de dar forma a estas piezas delicadas y repletas de detalles que esconden historias apasionantes y que se constituyen en obras de arte dignas de museo.

INNOVACIÓN EN JOYERÍA DE AUTOR

Al igual que el proceso de diseño y la inspiración de Apodemia son innovadores dentro del mundo de la joyería, los materiales empleados para su producción son también diferenciales. Por este motivo, con el fin de ofrecer la mayor calidad y adaptabilidad a sus diferentes públicos, la marca ha logrado obtener un material de alta calidad que ofrece una vida media de diez años a cada pieza. Para ello, emplea una patente de baño de oro blindado de 18 quilates, que consiste en un laminado de diferentes metales que se destila en diferentes aguas y temperaturas. El proceso de elaboración de esta patente cristaliza el oro de 18kt que se adhiere a la pieza y resulta casi imposible de eliminar. De ahí que adquiera el nombre de “oro blindado”. Este proceso, junto a un procedimiento conocido como electrólisis, que permite la soldadura del metal, consigue que el oro pase a formar parte de la joya para siempre. Además, el baño de oro es de cinco micras de oro de 18kt, por lo que potencia la calidad de la pieza.

Este estándar de calidad y proceso de innovación han garantizado la presencia de Apodemia en países como Francia, cuyo mercado de joyas no permite comercializar piezas que no cuenten, como mínimo, con un baño de oro vermeil. Gracias al empleo de este proceso, la marca es capaz de ofrecer a sus clientes un año de garantía en sus baños y la promesa de que el acabado de las piezas se mantendrá perfecto durante más de una década.

“Acepta la resposabilidad de hacer de tus sueños una realidad”

Jimena Von Knobloch · Directora Creativa

  • No tienes productos en tu cesta.
Este sitio web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia en nuestro sitio web.
¡Lo tengo!